TU PIEL

El proceso de envejecimiento de la piel

La piel tiene su propio ciclo de renovación. Las células de la piel se regeneran continuamente en la capa más profunda de la piel y viajan hacia la superficie para reemplazar a las células viejas. Sin embargo, con la edad, el ritmo de renovación celular ser ralentiza, y provoca cambios en las condiciones de la piel.

El ciclo de las células de la piel

Las células de una piel joven tardan unos 28 días en llegar a la superficie. En la piel madura, sin embargo, necesitan más tiempo. Y por eso en la piel se acumulan más células muertas, porque el proceso es más lento. La duración del viaje de una célula de la piel también depende de otros factores que contribuyen a la ralentización del ritmo de la renovación celular, como son la exposición a los rayos UV, la falta de sueño o la nutrición.

Piel más joven

 

El ciclo de renovación de las células de la piel no solo es más rápido en la piel más joven, sino que la melanina, la encargada de dar color a la piel, también está distribuida de forma más uniforme, con lo que el tono de piel es más homogéneo. La barrera de hidratación natural en la capa superficial de la piel mantiene la piel hidratada y previene la pérdida de humedad. Además, las fibras proteínicas de colágeno, fibrilina, elastina y fibronectina aportan suavidad, firmeza y elasticidad a la piel.

 

La piel a los 30 años

Al llegar a los treinta, el ciclo de renovación celular de la piel comienza a ralentizarse, lo que significa que la piel es menos capaz de sostenerse y defenderse a sí misma. Los factores estresantes externos e internos causan un mayor efecto en la piel, la exposición prolongada a los rayos UV provoca un tono de piel menos uniforme y esta puede mostrar los primeros signos de envejecimiento prematuro: pequeñas líneas de expresión, arrugas y pérdida de luminosidad.

La piel a los 40 años

A los cuarenta, el proceso de regeneración de la piel sigue ralentizándose. Muchos años de exposición a elementos agresores externos comienzan a pasar factura a la piel, acumulando el daño en la elastina, el colágeno, la fibrilina y la fibronectina que mantienen la piel firme y elástica. Cada vez son más visibles las líneas de expresión y arrugas más profundas, así como la pérdida de la firmeza y de uniformidad del tono de piel.

La piel después de la menopausia

El descenso de los niveles hormonales asociado con la menopausia provoca que la piel se vuelva más frágil. La piel se vuelve más fina y su contenido de colágeno empieza a reducirse, lo que puede provocar falta de firmeza. Su mecanismo de defensa frente a los rayos UV se debilita y se vuelve más propensa a la aparición de manchas oscuras. Las glándulas sebáceas no funcionan tan bien y la barrera de hidratación pierde su fuerza, por lo que la piel se deshidrata con más facilidad y está más sensible. El ritmo de renovación celular es mucho más lento de lo que solía ser, lo que hace que la piel tenga un aspecto apagado.

Nuestras gamas han sido especialmente formuladas a partir de un profundo conocimiento de las etapas por las que pasa nuestra piel a lo largo de la vida, de este modo, podemos trabajar con la piel y combatir problemas específicos para que luzca siempre el mejor aspecto a cualquier edad.

Ahondar en las capas de la piel

¿Sabías que la piel es el órgano más grande del cuerpo? Está compuesta por tres capas principales, cada una con múltiples funciones:

  • La epidermis, la capa exterior, funciona de barrera hidratante y protege el cuerpo de los elementos agresores externos.
  • La dermis, la capa intermedia, es la que da su estructura a la piel, regula la temperatura y suministra los nutrientes a la epidermis.
  • La hipodermis, la capa más profunda, proporciona aislamiento y absorbe los impactos para proteger a los órganos internos.

La epidermis

El grosor de la capa superficial varía: la piel alrededor de los ojos puede tener solo 0,5 mm, mientras que la de las palmas de las manos y las plantas de los pies puede llegar a 1,5 mm. La epidermis está compuesta principalmente por células llamadas queratinocitos, que defienden la piel frente a los daños ambientales como los rayos UV, la contaminación y las bacterias. Estas células cutáneas también forman la barrera de hidratación que previene la pérdida excesiva de humedad. En las capas inferiores de la piel se generan nuevas células que viajan hacia la superficie para reemplazar las células viejas que van muriendo gradualmente. Puedes ver más información sobre este viaje de las células de la piel aquí. El tono de tu piel lo definen las células llamadas melanocitos, que producen la melanina y también se encuentran en la epidermis.

La hipodermis

Es la capa más profunda y algunas veces no se considera parte de la piel. Está compuesta principalmente por grasa, que proporciona aislamiento térmico y protege al cuerpo ya que absorbe los impactos. Esta capa de grasa de tejido conectivo es lo que une el resto de la piel a los huesos y órganos internos.

La dermis

La dermis es la capa más gruesa y está compuesta principalmente por tejido conectivo, que da a la piel su estructura y elasticidad a través de fibras de proteína llamadas colágeno, elastina, fibrilina y fibronectina. Es algo así como el tejido apretado de un jersey, o los muelles de un colchón, y mantiene la piel firme incluso cuando se estira de ella. La dermis, además, contiene vasos sanguíneos que envían nutrientes a la epidermis. En esta capa también se encuentran los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas, que regulan la temperatura, y las glándulas sebáceas, que mejoran las propiedades de barrera hidratante de la piel.